domingo, 13 de junio de 2021

No hemos ganado tres juegos

 Aunque niega estar en deuda con el equipo mexicano, Gerardo Martino aceptó que este es el peor momento de la selección en cuanto a resultados.

Tres juegos sin ganar: dos empates y una derrota, es la razón para que el “Tata” tenga que doblar de cierta forma las manos.

“No hemos ganado tres juegos, en un proceso de cuatro años hay momentos buenos y otros no tanto, no estoy preocupado con el rendimiento, pero es verdad: es el peor rendimiento en cuanto a resultados, pero estamos a tiempo para salir del decaimiento, para salir adelante”.

Del juego contra Honduras, comentó: “Al equipo le faltó terminación, de cara a una jugada de gol, en algunas oportunidades nos falta gente en el área. No hemos retrocedido en cuanto a rendimiento, pero sí en cuanto a resultados”.

La clave del mal momento, es que, “hemos terminado mal las jugadas, lo que empezamos por los costados lo hemos terminado mal, y por dentro de igual forma. Ante este tipo rivales, que juega 90 minutos dentro del arco, hace que el rival vaya creciendo”.

Negó estar en deuda con la Selección Nacional, por esta mala racha: “Para analizar un proceso habría que analizar dos años y medio. No podemos estar permanentemente pensando si estamos en deuda cada dos o tres partidos. Ni cuando fuimos campeones teníamos saldo a favor, ni ahora al revés. Lo vamos a ir reafirmando. No es nuestra mejor época en cuando a resultados conseguidos”.

Volvió a negar que esto se deba a la ausencia de Raúl Jiménez: “La época de menos contundencia ha coincidido con la ausencia de Raúl, también pasó con el Wolverhampton. Pero el que no esté Raúl no es fácil de disimular. Ni lo que pasa en la defensiva tiene que ver sólo con la defensa, ni lo del ataque es del centro delantero. Hubo cinco ocasiones de gol, Orbelín, Edson, Carlitos Rodríguez, una de Uriel, una de Alan. Generamos, no hemos concluido”.

Sobre la actuación de Alan Pulido, dijo: “No lo vamos a juzgar por un partido, nadie queda fuera de la Selección por un juego, ni está dentro por un juego”.

Finalmente se congració porque no haya existido el grito discriminatorio: “Me parece muy bueno, la gente ha ayudado: les pedimos que fueran respetuosos y lo hicieron”.